Saludos del Director

11-550x400

Estimada Comunidad del colegio Aurora de Chile Sur

Junto con saludarles me dirijo a ustedes para agradecer la excelente disposición de todos durante el primer semestre del presente año. Habitualmente cuando uno llega a un lugar nuevo las expectativas son cruzadas, tanto para los que reciben como para el que se integra. En estos primeros cinco meses puedo decir sinceramente que me siento muy contento de haber tenido la oportunidad de estar compartiendo la invaluable tarea de educar a los más jóvenes de la comunidad.

Tal como alguna  vez lo expresó el teórico Jean Piaget, podemos entender que la Educación es “forjar individuos, capaces de una autonomía intelectual y moral  y que respeten esa autonomía del prójimo, en virtud precisamente de la regla de la reciprocidad”  por lo tanto estamos ante  una oportunidad única para cambiar el mundo y hacer de éste un lugar mejor.

El concepto clave de nuestra relación es el “aprendizaje” y es aquí donde me detendré un momento para invitarlos a que entendamos qué es esta acción, qué  importancia tiene y cómo la podemos desarrollar de un modo efectivo.

Lo primero  es entender que somos seres vivos expertos en aprendizaje, el ser humano  ha evolucionado gracias a su infinita capacidad de aprendizaje y adaptación a las diversas circunstancias que ha debido enfrentar. En palabras muy sencillas podemos entender que aprender es una acción que nos permite hacer o saber lo que antes no podíamos realizar ni declarar, como toda acción posee múltiples formas de realización y por lo tanto distintos caminos para lograr el resultado que deseamos.

La importancia que tiene esta capacidad es total, si no logramos convertirnos en Agentes efectivos de nuestro propio aprendizaje, estaremos condenados a no poder realizarnos plenamente y a estar siempre sometidos a la voluntad de otros, lo que nos transformará en seres dependientes, sin imaginación y con una sensación de frustración permanente.

En términos generales el aprendizaje es posible gracias a la voluntad del que debe aprender, es decir proponiéndonos desde un principio que es posible y que no hay nada que no podamos aprender; por otra parte tener conciencia que para aprender se requiere observar, relacionar, sintetizar, generalizar, inferir, etc; del mismo modo entender que para aprender necesitamos ser sistemáticos y repetir las veces que sea necesario las acciones que facilitan el aprendizaje, salvo excepciones no fue fácil aprender a nadar al primer intento o a conducir, andar en bicicleta, cantar una canción o a leer; por lo tanto, el número de intentos debe ser tal que nos dé seguridad que nos apropiamos de ese conocimiento y/o forma que debemos hacer nuestra: aprender.

Como podrán deducir de lo anterior nuestra tarea está más que clara y para ello es necesario el compromiso de cada uno; los profesores exigiendo y construyendo condiciones pedagógicas de aprendizaje para todos sus alumnos(as); los estudiantes aprovechando cada instante para contagiarse de curiosidad y ordenar toda la información que les permitan profundizar y aclarar sus ideas; los apoderados comprometiéndose a enviar a la hora a sus hijos o pupilos al Colegio y promoviendo en casa “Hábitos” que favorezcan la condición natural que ellos tienen por aprender, favorecer el diálogo y la conversación constructiva compartiendo temas de interés. Finalmente el Director del Colegio junto al equipo directivo debe entregar lineamientos claros y determinar procesos de ayuda permanente en que todos nos sintamos parte de esta tarea fundamental que es construir personas sanas, alegres y capaces de sobreponerse a las dificultades.

Con la convicción de que siempre es tiempo para volver a comenzar y que sólo trabajando unidos podemos llevar a cabo nuestra misión, se despide  con mucho afecto y confiado en que lo lograremos,

Luis Muñoz Barriga

Director